Un poema de Antonio García Pereyra

SONETO DEL AMOR AÑORADO

¿Por qué volvéis a la memoria mía,
Tristes recuerdos del placer perdido?
(José de Espronceda 1808-1842)

Dime si en ti queda alguna semilla
de esos besos que regaron tu aliento.
Dime si aún soy esa arena de orilla
donde zozobraba tu sufrimiento.

Necesito saber que en tu mejilla
quedan resabios de aquel sentimiento
que intenté moldear como la arcilla,
transformando en placeres tu lamento.

Necesito saber si tu piel pura
aún reclama que mi amor alfombre
las baldosas que pisa tu figura.

Dime si eres feliz con ese otro hombre.
Dime, sólo dime, bella criatura,
si tu lengua añora nombrar mi nombre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario