Un poema de Daniel Moscugat


"...desandaré el camino
hasta la calle donde un niño pudo
edificar un mundo."
(Juan Rejano)


Hay un patio de colegio
que respira las ruinas
de los sueños que fuimos,
un desierto de silencios cerosos
que fueron vergel de gritos azules
y murmullos efervescentes.

Por allí correteaban ilusiones
emulando ser dioses del momento,
arquitectura en el etéreo sigilo de
una confidencia íntima
preñada de caramelo de fresa.

Hay un patio de colegio
que huele a cedro y papel,
a grafito, goma, tiza y pegamento;
huele a nutritivo porvenir con pan,
a gorjeo de risas abigarradas
y vuelos sin motor.

En ese espejismo de ruinas
repletas de sombras desiguales,
quebradas por los charcos de la lluvia,
mascan chicle esos gritos fantasmagóricos
con olor a quimeras dulces,
intentando sellar, con ese barro
incandescente de saliva y memoria,
cada uno de los sueños ambarinos
que respiran en el recuerdo
de quien contempló alguna vez
su patio de colegio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario