Agradecimientos tras el éxito de la presentación en sociedad de "En la verde orilla"

Tras el éxito abrumador del día de ayer, casi no tenemos más palabras para explicar cómo nos sentimos de dichosos que no sea un rotundo e inconmensurable GRACIAS.

· Gracias por vuestra presencia, por habernos apoyado con vuestro calor, amor y amistad, a los que asististeis al nacimiento de esta revista de cultura.

· Gracias por vuestro apoyo a todos los que no pudisteis acompañarnos, aunque fuimos conscientes en todo momento de que vuestra presencia en el acto se palpaba en el ambiente por el cariño y la buena vibración que nos transmitisteis en todo momento.

· Gracias a Mar Ortiz Tinoco, porque sin su prestancia y su certera conducción en el acto de ayer nada hubiera sido igual.

· Gracias muy especiales a Pastora Soler, al legado Imperio Argentina, a Efecto Mariposa y Aurora Guirado por habernos arropado con vuestro cariño y amistad desinteresada y regalarnos un trocito de vuestro corazón impregnado en la tinta que queda impresa para siempre en las páginas de la revista, porque os guardaremos en el nuestro un huequito que perdurará por siempre.

· Gracias al Centro de Arte Contemporáneo de Málaga, en especial a Déborah Fernández por su infinita paciencia y por todas las soluciones ofrecidas a cada inconveniente, y a Rocío Rivera, porque sin su inestimable ayuda difícilmente nada de lo que ayer fuimos testigos hubiera sido posible.

· Gracias a todos los que hicieron posible con sus colaboraciones la construcción de este proyecto.

· Gracias a todo el equipo de nuestro consejo asesor por las indicaciones que en todo momento recibimos para encauzar los próximos números que ya se están preparando: José Manuel Parada, Carlos Hugo Garrido Chalén, Mar Ortiz Tinoco, Rocío Rivera y Josué Bonnín de Góngora.

· Gracias muy especiales todos los que han dado forma, en definitiva, a este proyecto.

Nuestro primer peldaño y nuestra razón de ser los cumplimos anoche: ayudar a proteger el legado poético y su patrimonio, apostar por la paz, la justicia social, la solidaridad, la concordia y la fraternidad..., todo a través del medio conductor que es en sí misma la poesía. Pero, sobre todas las cosas, HACER ACCESIBLE LA CULTURA AL COMÚN DE LOS MORTALES E INTENTAR ROMPER ESE BLOQUEO CONSTANTE Y ELITISTA EN TORNO A ELLA; PARA QUE LA PROPIA CULTURA SEA UN BIEN COMÚN QUE PODAMOS COMPARTIR Y DISFRUTAR TODOS LOS SERES HUMANOS POR IGUAL, SIN DISTINCIÓN DE CLASES SOCIALES, DE RAZAS, DE RELIGIÓN, POLÍTICA, DE GÉNERO O ACADÉMICA.

A todos.... GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.... NOS HIZO MUY FELICES VEROS FELICES. Porque el protagonismo fue el vuestro y creamos cultura para vosotros, no para nosotros. Lucharemos por que así sea siempre y porque la cultura sea un bien común para todos.

Revista EN LA VERDE ORILLA

Hemos estado algunas semanas desconectados y desaparecidos en combate, en el magnífico combate de la paz, la justicia social, concordia, humanismo, etc... poniendo como punto de apoyo la poesía en particular, y la cultura en general. Por eso, y tras algunas semanas sin dar señales de existencia, al fin resurgimos para comunicar que la Asociación de Poetas de España se complace en presentar el nacimiento de su revista cultural "EN LA VERDE ORILLA".

Una revista que nace de la honestidad y sale sin completos y de manera franca y sencilla, poniendo el foco de atención especialmente en aquellos artistas e intelectuales que, más allá de su reconocido prestigio, suelen posicionarse en un segundo plano de la actualidad mediática con asiduidad.

Os dejamos un adelanto de la portada... y en las sucesivas fechas os iremos informando de todo lo concerniente a ella: día de presentación, lugar, colaboradores, etc... Y desde la pestaña, en la barra de menú, podrán optar a leer o revisar todos los número que vayan editándose y descargar el número completo de cualquier revista una vez haya salido el siguiente número.

"Miré los muros de la patria mía", de Francisco de Quevedo.

Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.

Salime al campo: vi que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados,
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz al día.

"Delirio del incrédulo", de María Zambrano

Bajo la flor, la rama;
sobre la flor, la estrella;
bajo la estrella, el viento.
¿Y más allá?
Más allá, ¿no recuerdas?, sólo la nada.
La nada, óyelo bien, mi alma:
duérmete, aduérmete en la nada.
[Si pudiera, pero hundirme... ]

"Destino", de Manuel Alcántara.

Lo mejor del recuerdo es el olvido...
Málaga naufragaba y emergía...
Manuel, junto a la mar, desentendido;
yo era un niño jugando a la alegría.
Ahora juego a todo lo que obliga
la impuesta profesión de ser humano,
y a veces, al final de la fatiga,
enseño a andar palabras de la mano.
Ser hombre es ir andando hacia el olvido